Palés para cambiar el mundo

logicpalet1-red
LogicPalet de plástico reciclado, desmontable, sin herrajes ni tornillería, perfecto para la logística inversa

Queridas y queridos lectores:

Llevamos mucho tiempo dando vueltas a cuál podría ser el primer post para publicar en este recién estrenado sitio ecomaker.es. El trabajo de puesta en marcha de nuestra marca Ecomaker, una empresa comprometida con el medio ambiente, la creatividad personal y el uso responsable de la tecnología, nos ha supuesto un gran esfuerzo, pero los resultados empiezan a dar su fruto.

Uno de nuestros objetivos es buscar, probar y ofrecer información sobre cómo el ingenio de los usuarios de a pie, personas normales con inquietud e iniciativa los lleva a buscar nuevas soluciones a viejos problemas; en este caso, a encontrar formas de aprovechar lo que otros tiran, o lo que las empresas fabrican para que no dure. (Si queréis investigar sobre ese tema, tenéis un interesantísimo enlace aquí: alargascencia)

Llevamos meses redactando una lista de temas para ofrecer a nuestros lectores-hacedores.

Buscamos en multitud de blogs de bricolaje, webs de sostenibilidad, foros de tecnología, grupos sobre medio ambiente, procurando combinar todos los temas básicos para nuestro proyecto.

Por eso, después de mucho buscar, investigar, leer, organizar, por fin dimos con la clave para abrir nuestro blog con un gran primer artículo.

Vimos mil y una ideas maravillosas para reaprovechar objetos cotidianos que podrían haber acabado en la basura. Experimentamos la enorme creatividad de tantas y tantas personas preocupadas por no agotar los recursos naturales, quienes con sus palabras y actitud contribuyen a evitar la acumulación de más basura.

Y entre tanta valiosa información, algo al fin consiguió centrar el tema de este primer post.

Se ha puesto de moda la reutilización y reciclaje de palés para vestir nuestras hogares y jardines (por cierto, pronto dedicaremos un post a aclarar esos conceptos; aún siguen siendo confusos para la mayoría de las personas, y tenemos cierta noción del porqué)

El palé es un elemento de logística y transporte el cual, una vez utilizado, suele perder valor rápidamente.

¿Quién no ha visto pilas de ellos acumuladas en los patios de las fábricas, o tirados en las montañas de vertederos, o simplemente ha usado uno para hacer leña con la que alimentar una chimenea?

No somos conscientes de su coste, tanto económico como ambiental. Las empresas los usan para transportar mercancías, moviendo cientos de miles cada día, pero no cuentan como activos del plan de negocio, sino normalmente como gasto. No se recuperan, y salvo algunas grandes marcas, no se hacen esfuerzos para diseñar una trazabilidad o una logística inversa que reduzca las pérdidas asumidas.

De un tiempo a esta parte, una parte de nosotros ha visto una utilidad en esos palés abandonados. Lo que comenzó siendo una necesidad, aprovechar un objeto usado para darle otra función, por ejemplo de soporte para cama, o una nueva forma -una estantería, se ha convertido en una pujante moda, con cientos de adeptos que diseñan verdaderas obras de arte con ellos.

Blogueros, webs y firmas de diseño usan los palés para crear mobiliario de todo tipo, pintándolos, adaptándolos al espacio, reformándolos o reemplazando parte de ellos.

Nosotros quisimos participar de esa nueva línea, muy en consonancia con la filosofía que mueve a Ecomaker.

Pero contábamos con un arma secreta, un elemento que revolucionará el concepto de la “paletfunctionallity” (vocablo al que apuntamos como nueva adquisición).

Hace tiempo conocimos, en una feria, a los miembros de Logicpalet, una empresa que ha desarrollado una novedosa tecnología para fabricar palés de plástico.

Hasta aquí puede que no haya nada demasiado llamativo. Pero ¿Y si os digo que esta firma fabrica cualquier palé, pero no usan cualquier plástico? De hecho, sólo usan un tipo, y éste es el gran secreto: sólo emplean plástico reciclado.

Como lo leéis. Plástico reciclado proveniente de recogidas en industrias, polímeros recuperados de vertederos en los que podría acumularse durante años, provocando gravísimos problemas medioambientales -porque, a pesar de los esfuerzos, el reciclado de plástico es muy deficiente en nuestro país, y en el mundo en general.
Ya hablaremos de eso también.

Así pues, el primer valor de esta brillante idea es medioambiental: el material con el que fabrican su producto es reciclado. Pero tiene un plus, también es reciclable; es decir, puede volver a entrar en el ciclo de fabricación de forma indefinida, una vez cumplida su función, o por alguna rotura o desgaste.

Lo que nos lleva a su segundo punto fuerte. El diseño, o mejor dicho ecodiseño.

Por este palé la empresa recibió el Premio al Mejor Invento español de la Oficina de Patentes y Marcas.

Y además recibió la medalla de oro y diploma del Salón Internacional de Invenciones de Ginebra de 2015.

¿Y qué los ha hecho acreedores de tales méritos?
La simplicidad, ingenio y versatilidad de su diseño: dos piezas, creadas con moldes, que se unen entre sí sin herraje, tornillo o elemento ajeno de ningún tipo.

Es decir, que los patines, como llaman los profesionales a las patas, primer elemento de los palés, están hechos de una sola pieza, y los travesaños -la segunda parte- de otra. Y punto.

No hay clavos, no hay tacos (el tercer componente del palé tradicional), no hay tornillos, no hay elementos sueltos o añadidos.

Y por si esto fuera poco, es DESMONTABLE. Es decir, reutilizable una y otra vez, y sobre todo fácilmente transportable.

Qué maravilla para optimizar la complicada Logística Inversa, por la que muchas empresas suspiran.

Podríamos seguir alabando las ventajas de usar este palé para ahorrar en costes de envío, de devolución, de reposición, porque pueden sustituirse sólo las piezas dañadas, y no tirar el palé entero cuando se estropea.

No obstante lo que realmente nos interesa es su versatilidad, y sobre todo su aplicación fuera del mundo empresarial; y aquí es dónde se nos encendió la bombilla (de bajo consumo, por supuesto).

Si a todas las ideas que ofrecen los sitios de reutilización de palés sumamos desde Ecomaker  la posibilidad real de ser totalmente sostenible, ¿no pensáis que usar este palé de plástico reciclado es la opción perfecta para conseguir diseño, durabilidad y ahorro?

Se me ocurre el ejemplo perfecto: estáis pensando en hacer una cama con palés. Os habéis planteado la idea, pero os da pereza porque, evidentemente, el palé de madera, salvo excepciones, es de color natural, y además fabricado en madera de baja calidad, y sin demasiadas concesiones al estilo y la usabilidad.

Tendríais que lijar, pintar, seguramente reparar, desoxidar…

Pues simplemente tienes que pensar en Logicpalet. Además de fabricarlo en varios colores, es tan fácil montarlo y desmontarlo que te dará más opciones que el “Tente”, aquel añorado juego de construcción que nos hizo soñar con ser ingenieros aeroespaciales en la infancia. Y puedes combinar tantas tablas y patines como quieras.
El límite lo marca tu imaginación, y el espacio del que dispongas.

Puede parecer exagerado, y entendemos que penséis en este post como un anuncio pagado por Logicpalet.

Eso se debe a que no lo habéis probado.

Podéis conseguirlo en nuestra web www.ecomaker.es, ya que la empresa que los fabrica sólo se dedica a series de grandes volúmenes para empresas.

Pero hemos conseguido, gracias al contacto que hicimos con ellos, que nos aseguren una partida específica para uso particular.

Si os interesa, contactad con nosotros a través del correo electrónico, o de las redes sociales.

Os daremos toda la información detallada: colores, cantidades, precios, medidas

Podemos aseguraros que una vez lo conozcáis, ningún proyecto que tengáis con un palé como elemento principal querréis verlo acabado sin un Logicpalet.

PD.: No me he podido resistir a usar esta fórmula clásica de la redacción epistolar -lo que eran las cartas de toda la vida- para daros un último apunte impactante.

Esta empresa fabrica los palés en plástico reciclado, pero ¿sabíais que también pueden usar materiales mucho menos convencionales, pero cuya opción permite dar salida a residuos que de otro modo también acabarían en los vertederos?

Os hago una lista de ellos:

– Celulosa, como la de los vasos de refresco que nadie sabe reciclar.

– Tetra-brik, que pese a lo que se dice por ahí, no se recicla adecuadamente porque no sale rentable.

– Cáscara de arroz… Sí, suena increíble, pero la materia orgánica también es susceptible de tener un nuevo destino útil.

– Y como colofón espectacular… ¡Posos de café!
Si ya dejamos de usar las contaminantes e inútiles capsulitas, el beneficio ecológico es incalculable.

Como sé que os habéis quedado con las ganas, en otro artículo trataremos de conseguir información más amplia de esta jugosa noticia.

Y prometemos publicar unas fotos con ejemplos del uso del Logipalet reconvertido en exquisitos elementos para amueblar nuestro hogar.

Hazlo tú mismo. Hazlo sostenible-Do It Yourself. Make It Sustainable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s